--- Image caption ---

Durante el lanzamiento se destacó la importancia de que estos procesos se realicen con la participación de todos y todas en los niveles que corresponde para fortalecer el tejido social, que es necesario para lograr sociedades de bienestar donde funcionen sistemas de salud, protección social, educación, gestión ambiental y la igualdad para hombres y mujeres.

– Panamá avanza ante sus procesos nacionales de eliminación de contaminantes peligrosos y, como parte de ello, celebró el taller de arranque ‘Gestión Ambientalmente Racional de Residuos Peligrosos que contienen contaminantes orgánicos persistentes (COP) y mercurio en Panamá’, que pone en marcha una serie de acciones de cara a cumplir los compromisos del país.

El taller, liderado por el Ministerio de Salud (MINSA), contó el apoyo del Ministerio de Ambiente (MiAMBIENTE) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y en él se discutieron, durante dos horas, una serie de temas relacionados con los objetivos del proyecto de prevenir, reducir y eliminar la presencia de emisiones de COP y mercurio en el país, para proteger la salud humana y el ambiente, en cumplimiento con los Convenios Internacionales de Estocolmo y Minamata.

Esta nueva etapa para Panamá se pone en marcha tras la aprobación del financiamiento del proyecto, por parte del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM). El proyecto representa un aporte financiero [no-reembolsable] del GEF de aproximadamente B/ 2.73 millones de dólares y con un beneficio a nivel nacional. Conlleva el desarrollo de una serie de talleres y mesas de trabajo en los próximos meses, para contar con los insumos y retroalimentación de todas las partes interesadas, por el bien de la salud de todos y todas.

Elvis Bósquez, Subdirector General de Salud Ambiental, del Ministerio de Salud, manifestó que, en el año 2018, el MINSA actualizó el Plan Nacional de Implementación del Convenio de Estocolmo y desarrolló la Evaluación Inicial para la implementación del Convenio de Minamata. En ambos estudios se llevaron a cabo inventarios de las principales fuentes de mercurio y de ciertos COP en Panamá, como los bifenil policlorados, las dioxinas y furanos, los hexabromoclorododecano y el mercurio.  

Bósquez expuso que los citados estudios evidencian que nuestra prioridad debe centrarse en los productos que tienen estas sustancias, como los transformadores eléctricos con PCBs, o los termómetros de mercurio, entre otros. Uno de los continuos y graves problemas en nuestro país es la gestión de estos productos al final de su vida. Productos contaminados con sustancias nocivas son dispuestos entre los residuos domésticos y municipales, sin previo tratamiento. Esas sustancias son luego emitidas desde los vertederos a las zonas cercanas, afectando a toda la población. Tenemos en nuestros vertederos y en el manejo de nuestros residuos un talón de aquiles.

“Este proyecto que hoy les presentamos trata el problema de los residuos peligrosos, proponiendo fortalecer tanto la gestión institucional en el tema, como reduciendo el uso de productos con estas sustancias y aumentando el conocimiento entre todos los actores sobre los peligros las mismas”, aseguró.

Por su parte, Jair Urriola, secretario general del Ministerio de Ambiente de Panamá, reconoció que, a pesar de los avances realizados en virtud del Convenio de Estocolmo y Minamata, la producción, el uso y la eliminación de productos químicos aumenta rápidamente en los países en desarrollo. Estos cambios acelerados incrementan las oportunidades económicas, pero deben combinarse con programas e iniciativas mejoradas para una gestión racional de productos químicos y residuos. Explicó que con esto se elimina o minimiza los perjuicios significativos en la salud de los seres humanos, así como su impacto negativo en especies silvestres y ecosistemas terrestres, de agua dulce y marinos, si se tiene en cuenta los enlaces que hacen los desechos y la interconexión de los sistemas biológicos.

“Con la elaboración y futura implementación del proyecto ‘Prevención, Reducción y Eliminación de Residuos Peligrosos con contenido de Contaminantes Orgánicos Persistentes y Mercurio’, Panamá se une a las acciones mundiales en curso para cambiar a patrones sostenibles de producción y consumo, incluida la aplicación de enfoques que promuevan una economía circular, y una sociedad que participe en la gestión sostenible de los materiales”, dijo Urriola.

En tanto, Aleida Ferreyra, representante residente a.i. del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, expresó que el PNUD tiene más de una década de acompañar a Panamá en sus procesos nacionales de eliminación de contaminantes peligrosos a través diversas iniciativas, que han sido lideradas por el Ministerio de Salud para que el país avance en su cumplimiento. De esta manera dijo que PNUD ha contribuido a los avances de Panamá en el desarrollo de los primeros inventarios de COP y la elaboración del Plan Nacional de Implementación del Convenio de Estocolmo, actualizado recientemente. Así mismo trabajado con apoyo del Fondo Mundial de Medio Ambiente - el GEF, para que Panamá cuente con un ‘Perfil Nacional de Mercurio’ y su Evaluación Inicial para la implementación del Convenio de Minamata.

“Conocemos cuáles son los desafíos nacionales para cumplir las metas de reducción en el uso de esta sustancia. Hoy estamos aquí para arrancar la fase más importante del ciclo de preparación y diseño de un proyecto con cofinanciamiento del GEF y que es, precisamente, construir de forma participativa y bajo el liderazgo del MINSA, una Gestión Ambientalmente Racional de Residuos Peligrosos que contienen estos contaminantes”, sentenció.

Le correspondió la ponencia ‘Presentación de proyectos GEF-PNUD, Roles y requisitos’ a Carlos Andrés Hernández, de la oficina Regional del PNUD; ‘Gobernanza, estándares socioambientales, género y COP’, a Jessica Young, gerente de Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Sostenible de PNUD, de la oficina de Panamá; ‘Contexto nacional sobre los COP y mercurio’, por Elvis Bósquez, subdirector general de Salud Ambiental, MINSA, y la ‘Presentación del proyecto’ por Vera Barrantes, coordinadora nacional de la etapa preparatoria del proyecto.

Datos al Editor.

Según el GEF, los productos químicos tóxicos se encuentran en todos los ecosistemas de la Tierra, afectan la biodiversidad, la producción agrícola, la calidad del agua y la salud humana. Más de 100 millones de productos químicos y, además formulaciones químicas artificiales se utilizan en todos los sectores de la economía industrial.

Icon of SDG 03 Icon of SDG 05 Icon of SDG 09 Icon of SDG 13 Icon of SDG 17

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Panamá 
Ir a PNUD Global