Créditos: PNUD.

Panamá concluyó la semana pasada una mesa de negociaciones para la consolidación de una agenda de transición energética que recoja los aportes del sector público, privado y de la sociedad civil. Esta iniciativa se acomete en el marco de la celebración de la Cumbre sobre el Clima de las Naciones Unidas, que reúne a los líderes mundiales en Nueva York, y forma parte de los compromisos del istmo con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las mesas de diálogo son lideradas por la Secretaría Nacional de Energía, con el apoyo y facilitación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La estrategia de transición energética servirá para establecer acciones a corto plazo, 2024, y a medio plazo, hasta el año 2030, con el objeto de encontrar soluciones ante problemáticas como la calidad del servicio, la participación de las energías renovables en la matriz energética y la movilidad eléctrica, entre otros aspectos.

La representante residente del PNUD en Panamá, Linda Maguire, explicó que para cumplir con los objetivos climáticos mundiales se requiere una transformación paulatina de las economías, dejando atrás modelos contaminantes y destructivos y apostando por la economía circular y de bajas emisiones. “Y para lograr este modelo de desarrollo sostenible y justo, la descarbonización del sistema energético es un horizonte estratégico prioritario en los próximos años y décadas”, afirmó Maguire.

 

Las mesas de diálogo cuentan con expertos de sectores ambientales, sociales, económicos y técnicos en electricidad e hidrocarburos que provienen de instituciones públicas, sector privado, grupos ecologistas y miembros de la academia. “Durante el proceso de diálogo se escucharán las preocupaciones de las comunidades y de los diferentes grupos de interés tomando en cuenta el bienestar de los panameños, nuestras comunidades y el medio ambiente”, anunció el secretario de Energía, Jorge Rivera Staff, en la presentación del evento.

El sector empresarial y las alianzas público-privadas son clave para afrontar los retos energéticos panameños. Tomar medidas y acelerar inversiones para la transición energética puede fortalecer la economía y crear nuevos empleos, al tiempo que se generan múltiples beneficios sociales y ambientales, como un entorno ecológico más saludable o disfrutar de un aire más limpio.

A este propósito, la representante del PNUD agregó que “la transición energética también tiene que ser sensible a las desigualdades y brechas económicas, territoriales y de género existentes en Panamá”, recalcando que “una adecuada planificación energética puede ser un motor para la reducción de la pobreza, el progreso social, la igualdad y la prosperidad económica”.

Las mesas de diálogo se realizarán durante toda la semana, y contará de forma permanente con representantes de los organismos empresariales, autoridades, y representantes de los usuarios, bajo la facilitación del PNUD.

En estas mesas de diálogo, son una iniciativa público-privada para plantear alternativas de corto, mediano y largo plazo para atender la situación de los diferentes sectores productivos y que también repercuten de manera directa en la población en general.

Entre los principales temas a tratar está el acceso a recursos energéticos en nuestras comunidades; y que Panamá logre alcanzar los niveles de desarrollo de manera equilibrada, sin la carencia de electricidad en nuestras comunidades.

Estas mesas de diálogos reafirman el compromiso del Gobierno Nacional en la construcción de un país para todos.

Icon of SDG 07 Icon of SDG 11 Icon of SDG 13

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Panamá 
Ir a PNUD Global