Estudio sobre mitos y percepciones sobre la participación política de las mujeres y la intención de voto para mujeres políticas de Panamá

29 mar. 2021

América Latina y el Caribe ha sido testigo, en estas últimas décadas, de importantes progresos democráticos respecto a la igualdad de género, que han permitido un aumento gradual del número de mujeres ocupando puestos de decisión en instituciones políticas y en el Estado. Sin embargo, la región aún está lejos de alcanzar una participación paritaria. Panamá no escapa de esta realidad.

Panamá está entre los nueve países de la región que han tenido al menos una mujer como Jefa de Estado. Si bien los datos de representación de mujeres en los espacios de toma de decisiones, tanto por elección como por designación, están lejos, incluso de la media regional, en el gabinete ministerial panameño existe un 25 por ciento de mujeres frente al 28,5 por ciento de la media regional y en la Corte Suprema de Justicia el porcentaje es de 11,1 por ciento (el más bajo de la región), frente al 32,1 por ciento de la media regional. En cuanto a los cargos de elección, en Panamá, el 22,5 por ciento de los/as parlamentarios/as son mujeres, frente al 31,6 por ciento de la región. En el poder local hay un 14 por ciento de alcaldías encabezadas por mujeres y un 10 por ciento de mujeres representantes de corregimiento frente al 15,5 por ciento y el 29,6 por ciento respectivamente en la región.

En este contexto de baja representación de mujeres en los espacios de toma de decisiones, cabe hacerse las siguientes preguntas: ¿Cuáles son las causas o factores que impiden una equilibrada representación de mujeres en estos espacios? ¿Por qué los partidos políticos no nominan a mujeres candidatas? ¿Es falta de interés por parte de las mujeres? ¿No se motivan a postularse para estos cargos o será que no están preparadas? ¿Está el electorado panameño dispuesto a votar por candidatas mujeres? Si bien es muy posible que varios de estos factores entren en juego para configurar este escenario de subrepresentación, según datos del Tribunal Electoral, aproximadamente la mitad de las personas (50,2 por ciento) que votaron en las elecciones de 2019 fueron mujeres y también suponen cerca de la mitad de las personas afiliadas a partidos políticos (49,2 por ciento en 2018). Por lo tanto, ese comúnmente argumentado desinterés en la política por parte de las mujeres pareciera más bien un mito establecido en el imaginario social. En cuanto a la preparación de las mujeres panameñas, si tenemos en cuenta las estadísticas nacionales que muestran las altas tasas de ingreso, desempeño y egreso en los diferentes niveles educativos, vemos que han superado con creces a los hombres, por lo que esta subrepresentación en los puestos de toma de decisiones implica una pérdida y desaprovechamiento del capital humano y poten[1]cial de las mujeres para contribuir al desarrollo nacional.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Panamá 
Ir a PNUD Global