Mi abuela solía decir: “Antes de intentar cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa”. Y de este dicho parte nuestra jornada investigativa.

Un ejercicio de ciencia ciudadana realizado en Panamá por el Laboratorio de Aceleración del PNUD, junto con la Universidad Nacional de Ingeniería en Perú (UNI), muestra que el 75% de los residuos generados en casa son reciclables y que solamente la mitad de las personas participantes encuestadas (136) suelen separar sus desechos en sus hogares. Eso quiere decir que tres cuartos de la basura que generamos en casa podrían ser reutilizada y reciclada.  Sin embargo, terminan en el vertedero – lugar dónde generan lixiviados tóxicos, afectan a la biodiversidad y aceleran al cambio climático. Nos preguntamos “¿Por qué?”

Quizás quién nos puede dar una respuesta a esta pregunta es la psicología ambiental. La psicología ambiental es un área científica que investiga la interacción entre personas y el medio ambiente y trabaja en temas tales como: cómo fomentar personas para mantener limpio su medio ambiente, ahorrar energía y preservar la naturaleza.

La psicología ambiental permite descubrir factores psicosociales detrás de comportamiento aplicado a la gestión de residuos (PNUD)

El modelo RANAS, por sus siglas en inglés, se enfoca en los factores psicosociales de riesgo, actitudes, normas, habilidades y autorregulación para el cambio de comportamiento sistemático. Utilizamos este enfoque para medir y determinar factores de comportamiento para separar los desechos domésticos en hogares panameños.

El comportamiento investigado: separación de desechos domésticos (entre reciclables y no reciclables).

Para este propósito, se desarrolló un cuestionario para medir los comportamientos y factores comportamentales y se analizó el comportamiento de hacedores y no-hacedores.

  • Hacedor: hogar que separa sus desechos
  • No Hacedor: hogar que no separa sus desechos
Con hacedores se refiere a ciudadanos que separan sus desechos en casa, como se hizo en el ejercicio de ciencia ciudadana (PNUD)

Las respuestas de las personas que realizan el comportamiento (hacedores) se comparan con las respuestas de quienes no lo hacen (no hacedores). Las diferencias en las respuestas entre los hacedores y los no hacedores muestran los factores conductuales que dirigen los comportamientos.

La diferencia está en lo psicosocial

Las mayores diferencias entre hacedores y no hacedores se identificaron en tres factores psicosociales: riesgo, actitud y autorregulación.

El factor riesgo representa la comprensión y la conciencia de una persona sobre el riesgo que puede traer un comportamiento o la falta de un comportamiento. “El no separar los desechos puede dañar el ambiente” es el ejemplo de un pensamiento típico de una persona que muestra alta comprensión y conciencia sobre el riesgo ambiental de no separar los desechos. La actitud se refiere a la postura positiva o negativa hacia un comportamiento. Si tengo una postura positiva hacia la separación de los desechos en mi hogar, un pensamiento típico podría ser “es importante separar los desechos en la casa”. La autorregulación representa el intento de planificar y controlar un propio comportamiento, así como gestionar metas conflictivas y señales distractoras. El nivel de compromiso con separar los desechos puede indicar el nivel de autorregulación.

El modelo RANAS (EAWAG)

La identificación de estos tres factores psicosociales, los cuales dirigen nuestro comportamiento, nos da datos de cuales utilizar para obtener técnicas de cambio de comportamientos. Técnicas de cambio de comportamiento son los componentes de una estrategia de intervención los cuales redireccionan los procesos que regulan el comportamiento – o más bien dicho: es la unidad primaria del cambio de comportamiento. Estas técnicas les corresponden a los factores psicosociales diferenciadores entre hacedores y no hacedores – en este caso son riesgo, actitud y autorregulación. Para que el comportamiento de separación de desechos en los hogares se dé, se requiere la adaptación de estas técnicas al contexto local y combinarlas con canales de comunicación adecuados.

[Técnicas de Cambio de Comportamiento + Canales de Comunicación = Estrategia de Cambio de Comportamiento]

El Instituto Federal Suizo de Ciencias y Tecnologías Acuáticas (EAWAG por sus siglas en alemán), la institución que diseñó el modelo RANAS, ha establecido un catálogo de 36 técnicas de cambio de comportamiento que le corresponden a los factores psicosociales. Un catálogo efectivo de intervenciones para el cambio de comportamiento “separación de desechos en casa” podría incluir:

  • Mensajes claros acerca de los riesgos (ambiente, salud, seguridad) de un mal manejo de los desechos sólidos en hogares
  • Énfasis en actitudes y creencias sobre beneficios y sentimientos hacia la separación de desechos (el gusto, la convicción, la importancia personal)
  • Motivar el compromiso público para la autorregulación (talleres, señalética, herramientas de planificación)

En otras partes del mundo, los Laboratorios de Aceleración del PNUD le han apostado a la experimentación y la psicología ambiental para fomentar el cambio de comportamiento hacia la segregación de los residuos en los hogares y desarrollado lineamientos para la política pública en base a sus hallazgos.

Un Panamá donde solamente un cuarto de los desechos que producimos en casa termina en los vertederos – ¿es posible?

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 abarca la reducción del impacto ambiental negativo per cápita de las ciudades, incluso prestando especial atención a la gestión de los desechos. El 30 de diciembre del 2021 la Asamblea decretó la ley 276 que tiene como objeto regular la gestión integral de residuos en la República de Panamá. En esta se declara que los municipios deben de incorporar en sus decretos alcaldicios la obligación de personas naturales, jurídicas, públicas o privadas, sujetas a su jurisdicción, de entregar a los recolectores municipales los residuos de forma separada.

La implementación de esta ley hogares requiere intervenciones basadas en evidencia. Para impulsar la separación de residuos en casa, el primer paso para cambiar comportamientos es entender cuáles son los factores psicosociales detrás de ellos. El siguiente paso es aplicar y evaluar estrategias de cambio de comportamiento. La psicología ambiental presenta una cartera de herramientas relacionadas al cambio de comportamiento basadas en evidencia y, más importante, adaptables al contexto local. Porque el cambio empieza en casa.

La experimentación de micro intervenciones es parte de la caja de herramientas que el Laboratorio de Aceleración del PNUD trae al desarrollo sostenible.  ¿Tienes interés de investigar y explorar el cambio de comportamiento ambiental y no le temes a la experimentación? Escríbenos a laboratorioaceleracion.pa@undp.org.

Icon of SDG 11 Icon of SDG 12 Icon of SDG 13

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Panamá 
Ir a PNUD Global