ONU Japón-Ichiro Mae. El secretario general de la ONU junto a los cancilleres de Francia y China.

 

El secretario general de la ONU, António Guterres, urgió a los países del G20 a adoptar compromisos “mucho más fuertes” para atajar el calentamiento global y frenar la pérdida de biodiversidad en el planeta. La petición del titular de la ONU se hizo desde la ciudad japonesa de Osaka, donde tuvo lugar la cumbre del G20, que reúne a líderes de las 19 mayores economías del mundo más la Unión Europea. En su conjunto estos países representan el 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático.

“Estamos viendo olas de calor en Europa, sequías en África, tormentas en África y el Caribe, incluso en los Estados Unidos. Somos testigos de una multiplicación de desastres naturales que son cada vez más intensos, más dramáticos, con unas consecuencias humanitarias cada vez más graves y frecuentes. Estamos observando los glaciares derritiéndose, los corales blanqueándose, la capa de hielo en el Ártico en sus niveles más bajos de la historia”, recordó Guterres, quien expresó a los mandatarios reunidos en Osaka que la situación es “extremadamente preocupante” y representa uno de los desafíos internacionales más acuciantes.

"Tenemos que rescatar al planeta", "necesitamos un impulso en la voluntad política”. La llamada de atención del secretario general de la ONU coincide con un nuevo informe que señala que estamos en camino de vivir los cinco años más cálidos desde que se tienen registros. El pasado mayo se publicaba el último informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), que alertaba que la biodiversidad está disminuyendo “a un ritmo sin precedentes” y que la extinción de especies se está acelerando.

El secretario general se refirió a la próxima Cumbre sobre la Acción Climática, que celebrará en Nueva York en septiembre. "Será para aumentar la ambición, para asegurarnos de que podamos comprometernos claramente a implementar la decisión que se tomó en París de invertir 100.000 millones por año, para impulsar la capacidad de mitigación y adaptación del mundo en desarrollo”, afirmó el líder de la ONU.

Guterres espera que los recursos se puedan utilizar para reformar y reponer el Fondo Verde para el Clima, un mecanismo que describió como esencial para la financiación de la acción contra el cambio climático.

“Esa es la razón por la que reúno una cumbre sobre el clima en Nueva York en septiembre, y esa es la razón por la que apelaré a los líderes aquí para que tengan un compromiso mucho más fuerte”, dijo Guterres, quien indicó que para lograr no subir de los 1,5 grados hay medidas “que son absolutamente esenciales”, entre las que enumeró poner un precio al carbono, terminar con los subsidios a los combustibles fósiles y no construir centrales eléctricas de carbón, entre otros temas.

El secretario general se reunió con los cancilleres de Francia y China en la cumbre del G-20 y les agradeció por su enfoque multilateral para abordar la lucha contra el cambio climático. Expresó así mismo su expectativa de que la revisión de las contribuciones determinadas a nivel nacional por los países sea un éxito.

Guterres informó a la reunión que la ONU está trabajando muy de cerca con la Convención Marco y el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, cuyo reciente informe emitió una "alerta roja" pero también se consideró como" un fuerte estímulo para la acción".

En el texto de la declaración final de la cumbre Osaka, todos los países del G20 menos EEUU reafirmaron su apoyo al Acuerdo de París sobre el clima.

Con información de Noticias ONU.

Icon of SDG 13 Icon of SDG 14 Icon of SDG 15

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Panamá 
Ir a PNUD Global