La discriminación, principal barrera para el pleno desarrollo de la población afrodescendiente de Panamá

03 dic 2013

image

Ciudad de Panamá.  La discriminación, tanto en los ámbitos privados como púbico, representa la primera barrera para el pleno desarrollo de la comunidad afrodescendiente de Panamá. Mientras en el ámbito privado la discriminación afecta especialmente las oportunidades de trabajo, en el nivel gubernamental una de las mayores barreras que percibe la población afropanameña está constituida por el sistema educativo. Así señala una de las conclusiones del estudio “Percepciones y autopercepciones de la población afropanameña: identidad y desarrollo”, elaborado por el proyecto regional Población Afrodescendiente de América Latina II del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y presentado hoy en Ciudad de Panamá. El acto contó con la participación de Freddy Justiniano, Director del Centro Regional para América Latina y el Caribe del Programa del PNUD; Fernando Hiraldo, Representante Residente a.i. de PNUD Panamá; Niurka del C. Palacio, Viceministra de Desarrollo Social de la República de Panamá; Silvia B. García, Coordinadora del proyecto regional PNUD "Población afrodescendiente de América Latina II"; Rubén Garrido, Director Ejecutivo de IPSOS TMG PANAMA, y Gerardo Maloney, sociólogo y educador.

La población afrodescendiente representa aproximadamente el 9% de la población total del país (alrededor de 314.000 personas de un total de 3,4 millones). Esta investigación, de orden cualitativo, explora la realidad de la población afrodescendiente en diversos aspectos. A la hora de identificar el principal obstáculo para un pleno desarrollo humano, las personas afrodescendientes entrevistadas denuncian la existencia de discriminación en los ámbitos privado y gubernamental. En el ámbito privado, la discriminación afecta especialmente las oportunidades de trabajo. Por ejemplo, se señala que empresas ubicadas en la Zona Libre de Colón confinan a los afropanameños a puestos de menor nivel salarial y que suponen una escasa relación con clientes, principalmente en el caso de las mujeres. En el nivel gubernamental, una de las mayores barreras que percibe la población afropanameña está constituida por el sistema educativo, “que invisibiliza a la población afrodescendiente en los contenidos académicos, no sanciona la discriminación en los centros educativos y restringe las oportunidades de estudio en las localidades donde habita la población afrodescendiente”, según señala el informe.

“El estudio presenta un denominador común entre todos los individuos y organizaciones afropanameñas que participaron en la investigación: la identidad cultural afropanameña debe protegerse con políticas activas, ante los embates de diversos factores, entre ellos la discriminación existente en los ámbitos educativo, institucional y laboral”, señaló Silvia García, Coordinadora del Proyecto.

Entre otros aspectos, las personas afrodescendientes de todas las regiones del país denuncian la discriminación de la que son objeto los hombres jóvenes afropanameños, y mencionan especialmente el trato dispensado por la Policía Nacional, especialmente en las localidades donde la proporción de la población afrodescendiente es mayor. En este sentido los líderes afrodescendientes entrevistados perciben que hay un avance en lo que respecta a la lucha por el reconocimiento de la etnia negra en el nivel estatal y a la promoción de su identidad, aunque consideran que la evolución es lenta y que el apoyo de la comunidad es escaso, en relación con el alto impacto que los factores adversos y las barreras para el desarrollo que enfrenta la población afropanameña.

El informe manifiesta que el mantenimiento de las costumbres y las tradiciones a través de las generaciones es otro tema de gran importancia para la comunidad afropanameña, aunque su identidad cultural está en riesgo por factores tales como la disgregación familiar, la migración, la falta de educación, la carencia de políticas públicas y la discriminación.

“Además del aspecto cultural, el estudio señala que es preciso que todos los derechos humanos (civiles, políticos, económicos y sociales, además de los culturales) sean reconocidos y cumplidos por la sociedad en su conjunto”, señaló Fernando Hiraldo, Representante Residente a.i. de PNUD Panamá.

Los participantes afropanameños coinciden en señalar ciertas recomendaciones para el Estado, como la inversión en una educación inclusiva; la instauración de procesos de consulta y de participación ciudadana; la implementación y el seguimiento de políticas públicas antidiscriminatorias; el cumplimiento de los acuerdos internacionales relacionados con los derechos de la población afrodescendiente y de las poblaciones marginadas; la inversión en investigación y en documentación referente a población afrodescendiente, y la implementación de proyectos de desarrollo en las provincias de Darién, Colón y Bocas del Toro. Dichas recomendaciones en conjunto tienen el objetivo de lograr una integración plena de la población afropanameña.

Para aprehender de manera amplia, integral y en profundidad las autopercepciones de la población afropanameña sobre su realidad y sobre las posibles barreras que impedirían su desarrollo económico y social, y las percepciones de la población no afropanameña sobre la población afropanameña, la investigación se realizó en diferentes regiones del país por medio de la aplicación de dos técnicas complementarias: los grupos focales y las entrevistas en profundidad a actores clave.

Descargue el documento
  • Percepciones y autopercepciones de la población afropanameña: identidad y desarrollo Español