El sesgo de género sigue siendo un obstáculo significativo para el progreso global; este prejuicio es particularmente agudo en el lugar de trabajo. Foto: PNUD Perú

Por: Liriola Leoteau, Directora INAMU y Harold Robinson, Representante Residente PNUD y Coordinador Residente ONU en Panamá.

El acoso sexual, la violencia y la discriminación contra las mujeres han acaparado titulares y sembrado en la opinión pública una creciente determinación a favor del cambio. En consonancia el Día Internacional de la Mujer 2018, conmemorado el 8 de marzo, se suma a un movimiento mundial sin precedentes por los derechos, la igualdad y la justicia para todas las mujeres con un llamado en común “Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres”.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible N° 5 apunta a lograr la igualdad entre mujeres y hombres, así como empoderar a todas las mujeres y las niñas, meta que sólo será alcanzada si erradicamos todo tipo de discriminación y todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado.

Los esfuerzos del Estado Panameño por combatir estos flagelos son visibles en la ejecución de proyectos en materia de igualdad de oportunidades laborales entre hombres y mujeres, que buscan eliminar las brechas salariales, fortalecer las políticas de empoderamiento femenino y la presencia equitativa de mujeres y hombres en posiciones de responsabilidad en instituciones públicas y el sector privado.

En años anteriores el Instituto Nacional de la Mujer (INAMU) impulsó la firma de un Acuerdo Interinstitucional de Alto Nivel para coordinar la prevención y atención de las mujeres víctimas de violencia incluyendo el Femicidio. En ese sentido, el INAMU amplió la cobertura territorial con el establecimiento de 14 centros del Instituto, denominados CINAMU, que funcionan como ventanas de oportunidades para el desarrollo de las autonomía física, económica y política de las mujeres en las 10 Provincias y Comarcas Indígenas (en su propio idioma), la creación de una Policía Especializada para Atención de la Violencia de Género y la implementación de campañas de sensibilización.

Como instancia nacional creada para impulsar las políticas del Estado en favor de las mujeres, el INAMU también trabaja desde el Comité Nacional contra la Violencia en las Mujeres (CONVIMU), y en coordinación con otras instituciones nacionales, el sector académico y la sociedad civil, para disminuir la violencia contra las mujeres y las niñas en aplicación de la Ley 82 (2013) que tipifica el Femicidio y la Violencia contra la Mujer.

Sin embargo y según cifras oficiales, ante la persistencia de la violencia contra las mujeres en el país, es urgente aumentar la prevención de toda manifestación de violencia contra las mujeres, que, al impactar negativamente a familias y comunidades, compromete el desarrollo humano sostenible del país. Es imprescindible destinar más recursos materiales y humanos para la prevención, atención y sanción de este tipo de delitos, fortalecer la formación específica de funcionarios y funcionarias en materia de derechos humanos.     

Hacemos un llamado a la sociedad en su conjunto, para erradicar ciertas construcciones culturales que reproducen estereotipos, obstaculizan la igualdad y perpetúan la discriminación, incidiendo en un futuro igualitario que debería asegurar desde las mismas oportunidades salariales hasta la representación política y directiva de las mujeres en los más altos niveles.

Redoblemos esfuerzos para que cumplido el plazo de la Agenda 2030, e incluso antes, hayamos garantizado que ninguna mujer quede atrás.

Este artículo fue publicado originalmente por el periódico La Prensa - Ver aquí.

Harold Robinson, Representante Residente PNUD y Coordinador Residente ONU en Panamáy Liriola Leoteau, Directora INAMU. Crédito de foto: PNUD - Panamá.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Panamá 
Ir a PNUD Global